El valor de las escuelas rurales – Nidera Argentina

El valor de las escuelas rurales

El valor de las escuelas rurales

noticia_154_El valor de las escuelas ruralesPara mucha gente la escuela es un espacio de aprendizaje, en el cual se van adquiriendo y midiendo conocimientos con el fin de llegar un escalón más arriba en el estudio o simplemente para pasarlo y comenzar nuevos desafíos. En última instancia es un “medio” para lograr un “fin”. Por otro lado, los que hemos tenido la posibilidad de asistir a una escuelita rural experimentamos el potente significado que encierra en sí misma.

La existencia de una escuela en el campo es un sinónimo de felicidad y reunión. Felicidad porque los niños tendrán un lugar donde aprender los diversos contenidos educativos; y reunión porque la comunidad lo toma como un lugar de encuentro, un espacio para realizar actividades extracurriculares, fiestas de todo tipo como bailes, cumpleaños y casamientos; y tantas otras cosas más. Una escuela no es una escuela, es una casa del pueblo.

Hay pueblos o parajes que se fundan alrededor de la escuela, como es el caso de Numancia. Habiendo nacido como posta de carretas, Numancia tiene hoy unas cuantas casas y su escuela, el cual es el centro de la vida social.
Para los lugareños es tan importante que no dudan en ayudar y realizar actividades para los niños cada vez que se puede. Un productor muy importante de la zona convocó a Nidera, una semillera que opera en la zona, para realizar acciones en conjunto para la escuelita ya que la misma tiene una serie de programas de sustentabilidad dedicado al apoyo educativo.

La empresa generó una acción en conjunto con la ONG Conciencia y el productor convocante (el cual está siempre pendiente de hacer grandes aportes de valor a la escuelita) a fines de septiembre, organizando un día de actividades. Para ello convocó a empleados que de forma voluntaria donan su tiempo a los programas de sustentabilidad, un representante de la Mesa Solidaria de Tandil y los ya mencionados expertos de la Fundación Conciencia. En la jornada con los niños de la escuela, que son en su mayoría hijos de trabajadores rurales, se trabajó con los Derechos a la Identidad y al Juego a través del arte, y se donaron diversos elementos didácticos y juegos de mesa, como así también una impresora y un globo terráqueo.

Acciones como éstas nos muestran el valor de nuestras escuelitas rurales y la importancia que tienen para todos los que formamos parte, por un motivo u otro, de ella.