Nidera promueve el arte rural – Nidera Argentina

Nidera promueve el arte rural

Nidera promueve el arte rural

noticia_113_Nidera promueve el arte ruralEl 5 de septiembre la talabartería Arandú, de la Ciudad de Buenos Aires, inauguró una muestra del pintor Carlos Montefusco, cuyos cuadros muestran situaciones de la vida cotidiana del interior rural de nuestro país. Nidera apoya la exposición a través de su programa Agricultura Consciente.

Un paisano cruza apaciblemente el campo sobre su caballo; sus ojos enjutos parecen posarse sobre un simpático peludo blanco que lo espera a la vera del camino. En el horizonte, un molino se recorta sobre un cielo nuboso, que presagia -quizás- tormentas venideras. Escenas como ésta pueblan la obra artística de Carlos Montefusco, artista nacido en Avellaneda, pero que tempranamente se enamoró de los paisajes y costumbres campestres, dedicándoles desde hace 20 años su pincel y su talento. Con el auspicio de Nidera y su programa Agricultura Consciente, la talabartería Arandú inauguró una muestra de sus pinturas. La cita fue el 5 de septiembre a las 19.30 en Talcahuano 949, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Camila López Colmano, Gerente de Marketing de la división Nutrientes y Protección de Cultivos de Nidera, explicó que “dentro de Agricultura Consciente buscamos transmitir la importancia que reviste la adopción de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) en el campo, ya que de esa forma apostamos por la seguridad para las personas y la sustentabilidad. Este campo, su gente y su biodiversidad es lo que Montefusco refleja en sus pinturas y nos identifica. Por eso acompañamos esta muestra y hacemos extensiva la invitación a todos los amantes del campo y el arte”.

En la obra de Montefusco vibra el espíritu de Florencio Molina Campos, pero también de otros grandes pintores costumbristas como Pridiliano Pueyrredón, León Pallière o Mauricio Rugendas. Sus criaturas -humanas o animales- traslucen su destreza para un tipo de caricatura que no ridiculiza lo representado, sino que acentúa sus rasgos para magnificarlo, adquiriendo la dimensión de un verdadero y sentido homenaje.

Las habilidades para el dibujo se manifestaron muy tempranamente en la vida de Montefusco, pero fue en 1984 cuando adquirió el oficio, al ser contratado para ilustrar las notas técnicas de la revista “Dinámica Rural”, a la par que cursaba la carrera de Ingeniería Zootecnista. Casi una década después abría su primera muestra artística “oficial”, y desde entonces su obra no ha parado de crecer.

La muestra en la talabartería Arandú tiene sus puertas abiertas hasta el 23 de septiembre.