Taller de Actualización Técnica en Nidera – Nidera Argentina

Taller de Actualización Técnica en Nidera

Taller de Actualización Técnica en Nidera

noticia_153_Taller de Actualización Técnica en NideraNidera lanzó los nuevos cultivares de Súper Sojas BT, la nueva genética maicera y todas las novedades tecnológicas para el manejo de ambos cultivos. Lo hizo en un encuentro de capacitación diseñado para sus clientes, con los principales temas que preocupan a los productores y de la mano de los más reconocidos especialistas.

La soja más rendidora de la Argentina llega a mano de los productores. Así se anunció en una jornada de actualización técnica organizada por Nidera en Pilar, provincia de Buenos Aires, donde presentaron los cultivares de Súper Sojas BT de ciclos medios y cortos que esta campaña estarán disponibles para las siembras del centro y sur del área agrícola. Se trata de la variedad NS 4619 IPRO, del grupo IV medio, que lideró los rendimientos en más de 200 ensayos realizados en campos de productores en los que tuvo que competir con prácticamente todos los cultivares que se siembran en el país.

En este encuentro de capacitación, diseñado por Nidera para agregar valor al vínculo con sus clientes, Rodolfo Rossi, fitomejorador y Director Global de Investigación en Soja de Nidera, presentó las cinco nuevas variedades de soja recomendadas para la región central que a través de la acción de los genes RR2 y BT ofrecen resistencia a glifosato y a insectos. Estos cultivares fueron probados durante los últimos tres años mostrando diferencias significativas de rendimiento respecto de las sojas RR1. Rossi señaló que “si bien en la zona núcleo los problemas de insectos no son tan importantes, creemos que los productores se van a apropiar de esta tecnología, ya que además de ofrecer mayores rendimientos trae aparejadas otras ventajas. Entre ellas, podemos destacar la mayor tranquilidad respecto de los monitoreos y de aquellas plagas que en 3 o 4 días se escapan y se vuelven incontrolables, los menores problemas de logística para el control de las plagas, y el menor uso de insecticidas -que reduce los costos y repercute favorablemente en el impacto ambiental-. Otra ventaja adicional de los nuevos cultivares es que incluyen la tecnología Ligate STS que es un valor agregado importante frente al avance de las malezas resistentes”.

Las cinco variedades nuevas de Súper Sojas BT pertenecen a los grupos de madurez III a V, son de crecimiento indeterminado y tienen alta resistencia a vuelco. La NS 3809 IPRO -que es el desarrollo más reciente por lo tanto llegará en esta campaña con una cantidad de semilla limitada- se adapta al centro y sur de la provincia de Buenos Aires. Del grupo IV se lanzan dos variedades. Una de ellas es la NS 4319 IPRO STS, recomendada para todo el norte de la provincia de Buenos Aires y los suelos arenosos del oeste. La otra es la NS 4619 IPRO STS, que en los ensayos mencionados superó a todas sus competidoras en estabilidad y nivel de rendimiento y sobre la que Rossi indicó que “pertenece al grupo de madurez (IV medio) más demandado en toda la región pampeana, con un área que estimamos en 14 millones de hectáreas, que se extiende desde el centro de la provincia de Buenos Aires hasta el centro de Córdoba y desde Entre Ríos hasta el Oeste”.

Del grupo V corto Nidera lanzó la NS 5019 IPRO STS. “Se trata de una variedad que presenta una estructura de planta compacta, que ha logrado elevados rendimientos en ambientes de media a alta fertilidad, adecuada para el noreste de Buenos Aires y el centro y sur de las provincias de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos”.
Por último, la variedad NS 5419 IPRO, resistente a Mancha Ojo de Rana, sale al mercado para cubrir los requerimientos de los lotes del centro de las provincias de Córdoba y Santa Fe y la región Litoral.

Los genes y el manejo

Guillermo Alonso, gerente del Servicio Técnico de Nidera, analizó los componentes del rendimiento del cultivo de maíz. “La genética contribuye con alrededor del 35% al 40% del rinde -explicó-, la densidad de siembra es responsable del 16%, el 32% depende de la fertilización y el distanciamiento entre hileras contribuye con un 9%”. La ganancia genética de los maíces de Nidera en los últimos 15 años ha sido de 186 kilos por hectárea anuales.

El distanciamiento entre hileras fue uno de los temas más consultados por los asistentes. Al respecto, Alonso mostró resultados de ensayos realizados por la Universidad Nacional de Río Cuarto en los que las parcelas con hileras a 35 cm. tuvieron un rendimiento 10,5% mayor que las sembradas a 52 cm.
Alonso presentó dos de los híbridos de maíz de la última generación de Nidera. El AX 7822, que sale al mercado en las versiones TDTG, HCLMG, TDM y HCL, se adapta a siembras de primera y de segunda, con muy alto potencial de rendimiento y excelente comportamiento a quebrado y vuelco. Además, su espiga Flex, que aumenta su productividad frente a condiciones favorables, permite manejar bajas densidades. El otro híbrido presentado fue el AX 7761 TDM que se caracteriza por el elevado potencial y estabilidad de sus rendimientos y un muy buen comportamiento a Roya, recomendado para toda el área de siembra templada y adaptado a siembras con altas densidades.

Para las siembras tardías, que en las últimas campañas han aumentado su participación, el técnico de Nidera recomendó el AX 7822 para las regiones ubicadas al Norte de la Ruta Nacional Nº 7 y el AX 852 para los lotes de la provincia de Buenos Aires. Se trata de dos híbridos de maíz de ciclo intermedio, de rápido secado, con los eventos Bt, Vtpr y Vipt, y que presentan buen comportamiento a Tizón y Fusarium.

Apuntando a reducir la brecha entre los rendimientos alcanzados y los potenciales, el especialista Gustavo Maddonni describió aspectos de la ecofisiología del maíz que sirven de base para decidir el manejo del cultivo. En primer lugar mostró los efectos de la fecha de siembra, remarcando que “a medida que se pasa de siembras tempranas a tardías se reduce el rendimiento potencial, pero en algunos escenarios se puede asegurar un mejor rendimiento alcanzado. Por lo tanto, se tendría una menor brecha de rendimientos con el maíz tardío”. También recordó que en las siembras tardías se debe cuidar el riesgo de heladas tempranas que puedan interrumpir el llenado de granos.

Posteriormente, Maddonni repasó otras prácticas de manejo que ayudan a sostener los rendimientos, como la densidad de siembra según la oferta hídrica o nutricional. En este tema también recordó que por lo general las plantas de maíz tardío son más grandes y por lo tanto esto se debe considerar al definir la densidad de siembra.
Otro de los aspectos que desarrolló el especialista fue el manejo de la nutrición del maíz en cultivos tempranos, tardíos y de segunda. “Los modelos que simulan la oferta de nitrógeno en función de la relación de precios de insumo y producto nos muestran que en los maíces de segunda, que son más dependientes de las lluvias que reciben durante el ciclo, hay años en los que no convendría fertilizar, mientras que los tardíos tienen una mayor cantidad de años en los que puede ser conveniente la fertilización ya que arrancan el ciclo con el perfil del suelo recargado”.

Por su parte, el fitopatólogo de la UBA, Marcelo Carmona, dejó siete mensajes para atender los problemas fitosanitarios de la soja: 1) Conocer el riesgo sanitario de cada escenario productivo a través de evaluar cuáles son los patógenos que ofrecen riesgo de ataques y la susceptibilidad de los cultivares que se sembrarán; 2) Considerar con qué herramientas se cuenta para contrarrestar esos patógenos (“La rotación de cultivos es recomendada para enfermedades foliares pero lamentablemente no para patógenos del suelo”, enfatizó); 3) Conocer anticipadamente los criterios de manejo químico para enfermedades foliares (“Por ejemplo, se puede estimar la severidad de las enfermedades de fin de ciclo sabiendo la ocurrencia de días con lluvias mayores a 7 milímetros”, comentó; 4) Evaluar el conocimiento que se tiene sobre los fungicidas; 5) Conocer las nuevas tecnologías disponibles; 6) Evaluar los costos ocultos; y 7) Tener en cuenta que la rentabilidad es proporcional a la cantidad de conocimiento aplicado.

Los mercados

Frente a la caída de los precios internacionales de los granos, como consecuencia de la abultada cosecha norteamericana de maíz y soja, Diego de la Puente, de Nóvitas, señaló que “todavía no está todo dicho”.
“Aunque el escenario es complicado -apuntó el analista-, frente a este nivel de precios aún falta ver cómo jugarán dos factores: la reacción de la demanda y la superficie que se terminará sembrando en Sudamérica”.

“Por lo tanto -concluyó-, estamos en una coyuntura complicada pero cuando lleguemos a enero o febrero la historia puede ser distinta. Es un año en el que hay que tener paciencia y estar muy atentos”.
El final de la jornada estuvo a cargo del economista Rodolfo Santangelo que se encargó de delinear los principales factores que caracterizan la actual transición política y económica del país.